<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1647617358835649&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Marketing de contenidos y neuromarketing: Maximiza tu impacto

Escrito por Nacho Vizan el 14-dic-2016 14:07:17

marketing de contenidos y neuromarketingLos seres humanos tenemos una serie de patrones de comportamiento predecibles. Esto es algo que podemos aprovechar para que nuestros contenidos llegue a lo más profundo de nuestra audiencia. Comprender a nuestra audiencia hasta tal punto de entregarle los contenidos que sabemos con certeza que le interesan, debe ser el motor de nuestra estrategia de marketing de contenidos. El Marketing de contenidos y neuromarketing: dos grandes aliados.

Para hacer frente a esta tarea, surgió el neuromarketing, palabra que nace de la combinación de la neurociencia y del marketing y, básicamente, consiste en el estudio de cómo los cerebros de las personas responden a la publicidad y otros mensajes relacionados con una marca mediante el seguimiento científico de la actividad de sus ondas cerebrales, sus ojos y la respuesta de su piel. En otras palabras, observa las respuestas físicas y psicológicas de las personas a los estímulos de la publicidad.

En este artículo, te queremos mostrar cómo conseguir maximizar el impacto de nuestro marketing de contenidos con las 6 tendencias actuales en el campo del neuromarketing.

1. Conectar con las emociones de la audiencia

Basándonos en que las personas somos seres racionales, tenemos que tratar de crear una conexión emocional con nuestra audiencia para garantizar que nuestro contenido impacte. Una persona se sentirá más cómoda con una marca que sea capaz de empatizar con su audiencia. ¿Cómo puede llegar a conseguirse?

La mejor manera de desarrollar esa conexión es crear historias muy visuales y que muestren alguna de las principales emociones a las que mejor responden los consumidores. Crear historias que muestren sus miedos y cómo superarlos, de superación, de felicidad, cargadas de humor, etc. En resumen, historias que apunten directamente al sistema límbico de las personas, pues es el que controla las emociones más básicas.

2. Añadir imágenes de caras

Nuestro rostro habla un lenguaje universal. Una sonrisa se muestra igual para un español que para un japonés. De ahí la fuerza de las expresiones faciales y los gestos en el marketing.

No hay que irse muy lejos para comprender la importancia de nuestros gestos. Por ejemplo, los bebés aprenden a relacionarse con el mundo mediante los gestos y expresiones faciales de sus padres y pueden llegar a comunicarse con ellos sin haber aprendido aún el lenguaje oral. Por lo tanto, podríamos asegurar que el cerebro humano tiene una capacidad innata para procesar las señales faciales y esto es algo que podemos utilizar para ganar la confianza de nuestro público y conseguir que realice una acción específica.

3. Provocar emociones mediante los colores

Quizá parezca un truco muy viejo, pero una manera altamente efectiva de conseguir que el público sienta una emoción en particular es el uso de los colores adecuados que transmitan dicha emoción. La clave está en seleccionar el color o los colores más acordes al sentimiento o ambiente que se desea añadir al contenido.

Para profundizar en esto, se pueden encontrar multitud de recursos en la Red.

4. Apuntar directamente a los puntos de dolor

Siempre ha existido la creencia de que la mejor manera de vender un producto o servicio es mostrar al consumidor los beneficios que le aportará. Pero el neuromarketing nos ha demostrado que la mejor estrategia a seguir es la identificación de los puntos de dolor de las personas. En otras palabras, cuál es el problema que tienen las personas y qué los hace infelices. Mostrar al público que conoces aquello que le molesta para que sientan que la marca empatiza con él y le ofrece el producto o servicio que eliminará por completo dicho problema o le dará el placer que necesita. En definitiva, que le hará feliz. Como se puede apreciar, el concepto de la felicidad es recurrente en el neuromarketing.

5. La ley de reciprocidad

Las personas nos sentimos en deuda con aquellos que nos dan algo a cambio sin ni siquiera haberlo pedido. En esto se basa la ley de la reciprocidad y es algo que están aprovechando muchas empresas y muchos bloggers. Quizá te suene el típico caso de conseguir un ebook o minicurso como regalo por suscribirse a una lista de correo o, incluso, promociones para nuevos clientes o descuentos especiales a un cliente habitual. Esto es algo que debemos aprovechar en nuestra estrategia de marketing de contenidos.

6. Sacar ventaja de la escasez

Siempre ocurre que, al haber menos cantidad de alguna cosa, nuestro deseo por ella aumenta. En cambio, cuando hay mucha cantidad, nuestro interés disminuye. No es nada nuevo, ya que en esto se basa la ley de la oferta y la demanda. Aprovecharnos del efecto de la escasez puede ser muy beneficioso para maximizar el impacto del marketing de contenidos. Se puede conseguir ofreciendo un número limitado de unidades de un producto o mediante descuentos suculentos, en espacios muy cortos de tiempo. Esto aumentará la necesidad de compra de las personas.

- Claves para el posicionamiento SEO de los contenidos - 

op

Temas: Marketing de Contenidos